martes, 12 de enero de 2010

TE SOLTÉ LA RIENDA


TE SOLTÉ LA RIENDA


Cuando decidí echar a andar este blog, pensé que mis recuerdos sobre Cuba serían los suficientes como para no pasar trabajo a la hora de redactar sus post. Un par de años después siento a la isla como a esa caballo blanco de la canción del mexicano José Alfredo Jiménez al que le soltó la rienda.

Ya sé que la canción no es más que una metáfora, ya sé que es una historia de amor, pero esta no deja de serlo. Cuba es como una mujer, una que siempre va a estar ahí del otro lado del mar. Una novia que espera, como hubiera dicho tal vez Martí, una novia que espera acaso inutilmente.

Cuba empieza a estar lejos después de 10 años ausente. Ni siquiera volver me ha hecho reencontrarme con aquel que era yo subido a los camellos de la Habana, o leyendo mis poemas en las casas de cultura, o en las diferentes universidades donde estudié, o jugando a la pelota con los amigos del barrio.

¿Dónde estará ese que fui? ¿Y qué puedo hacer para encontrarlo? ¿Acaso tengo deseos de encontrarme? ¿Acaso es necesario? No lo sé. Tal vez no tenga sentido ese tipo de búsqueda.


Una tarde, regresaba de Francia por carretera, y al ver el letrero que decía: “Bienvenidos al País Vasco", sentí un alivio dentro y pensé: “Estoy en casa”. Un segundo después la preocupación se reflejó en mi rostro. ¿Qué me está pasando?, me dije. No quise darle más vueltas al asunto. Pero la preocupación aún sigue dentro de mí como un pájaro carroñero.


Allá en la isla, resulta que mi acento ya no es el de un cubano. La vida sigue, pero no encuentras el espacio vacío que creíste que ibas a dejar para siempre. No has necesitado fallecer para comprender cómo la vida sigue aunque tú hayas dado la media vuelta para irte con el sol cuando muere la tarde.


¿Dónde está aquella Cuba que perdí? ¿Dónde estoy yo, que en mi propia isla no me encuentro? Como el forastero que busca a Roma en Roma, como diría Quevedo, yo también encuentro, para mi sorpresa, que apenas lo fugitivo permanece y dura.


He puesto la canción de José Alfredo Jiménez para sentirme aún más encadenado a estas palabras, y bueno, esas cosas del destino, el músico ha dicho algo que me ha hecho reír para mis adentros: ¿Será que se me acabó la fuerza de mi mano izquierda?

TADEO

16 comentarios:

Caimana dijo...

Casi todos los que abrimos un blog nos pasa lo mismo que a ti, visita el mio en
www.desconexioncubana.com/blogs/cuba/

abus dijo...

tus palabras dejan un sentimiento triste, pero creo que cada uno que deja su lugar amado le pasa algo parecido. creo que la vida nos va transformando y las vivencias tmb, pero estas luchando con algo que es natural. hablo desde lo que pienso porq nunca lo sufri como vos. pero sigues siendo ese cubano que hablas que ya no existe para vos. solo es una opinion. saludos. agus

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Caimana:
Pasaré a conocer tu blog. Sin dudas. Gracias por dejar tu comentario en el mío. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Abus:
La experiencia de dejarlo todo detrás es muy compleja. Más para un cubano, que vaya a donde vaya, se encuentra con un mundo muy diferente al que dejó atrás. Y no sólo eso, mientras un venezolano en España llama por teléfono a su casa por 18 céntimos de euro el minuto, yo llamo a Cuba por 91 céntimos. La mayoría de los emigrantes tienen esa ventaja con respecto a nosotros, sin hablar de la dificultad que tenemos los cubanos para comunicarnos con los de la isla vía Internet. En Cuba una hora de Internet vale 6 dólares, en un país donde el salario medio anda rondando los 15 dólares.
Quizás por todo esto, los cubanos sentimos a nuestro país más lejos aún que otros emigrantes.
Luego, está el hecho de que el cambio te hace no ser completamente de un lado o de otro. Los que nos hemos ido, necesitamos salvarnos de la nostalgia "quemando las naves" y una vez que lo haces, sientes esto que siento yo.
Besitos:
Tadeo

Camy dijo...

La fuerza en la mano izquierda no hay que perderla jamás!!!
Creo que cualquier persona que abandone su país , sin indicar el por qué, cuando regresa a su "casa" se siente forastero en ella y a la vez se nota extraño en el nuevo país en donde reside.
Un saludo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Camy:
Eso espero. No perder del todo la fuerza de la mano izquierda. Dices muy bien, es una situación incómoda la que se siente cuando uno se marcha de su país. Un abrazo:
Tadeo

Edu dijo...

Hola Tadeo,ayer te conoci personalmente en Cubainformación y hoy he encontrado tu blog por casualidad, me ha gustado y te felicito ademas fue una gran alegria saber que tenemos una amiga comun.
saludos.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Edu:
Para mí es también un placer compartir a este nivel. Me alegra que hayas encontrado mi blog. Seguimos en contacto. Un abrazo:
Tadeo

Lenin S. Márquez S. dijo...

Muy bella esta revelación de tus memorias. Creo entenderte, uno se pierde o lo que es mejor, se transforma, pero eso te hubiera sucedido igual dentro de Cuba, la diferencia, pienso yo, es que irse siempre es un poco más duro.

Saludos desde Vzla.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Lenin:
Es un placer tenerte por aquí. Me habría gustado saber cómo sería yo de haberme quedado en Cuba. Pero está claro que siempre cambiamos. Un abrazo:
Tadeo

abus dijo...

tadeo...tanto tiempo.. tengo cosas para contarte!! espero que podamos seguir dialogando como lo veniamos haciendo!! un beso grande...espero que estes bien!

agus

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Abus:
No tienes más que escribirme. Yo estoy esperando por ti. Te he echado de menos. Besitos:
Tadeo

Man dijo...

Tadeo. Tu siempre serás cubano y nosotros (yo al menos) queremos que lo sigas siendo para que nos hables de ese caiman que todos llevamos dentro y que es tan nuestro, tan español, tan mio, como lo es tuyo.
Hablanos de Cuba.

Andoni dijo...

Hola Tadeo,

Hacia tiempo que no pasaba por aqui, pero me sigue encantando leer tus reflexiones.

Hablo desde una opinion personal, tengo el placer de conocerte y cada vez que hablo contigo me siento un poquito mas cerca de tu Cuba.

Aun asi, creo que te entiendo, conozco muchos cubanos y cubanas que sienten lo mismo...

Un fuerte abrazo.

Andoni

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Man.
Un placer tenerte por aquí. Es siempre un gusto inmenso que alguien me diga que escriba de lo que he vivido en mi tierra, porque al final, tengo la sensación de que es casi imposible dejar de juzgar a mi país desde el prisma de la política. No sé cómo lo hacen otros países. Te vas a Bali, y no te pasa, te vas a La República Dominicana y no se te ocurre juzgar la política que allí se lleva, o viene el presidente mexicano y no lo queremos sacar del poder por mucho que en su tierra mueran tantas mujeres en Ciudad Juarez y el taxista que te lleva del hotel al aeropuerto te meta en un callejón te robe la cartera a punta de pistola. (Cosas que en Cuba no suceden)
Ay, amigo, me encanta que sientas a Cuba tan tuya como lo siento yo, pero eso sí, ESPAÑOLES, MANOS FUERA DE MI ISLA, POR FAVOR, YANQUIS, GO HOME. Déjennos probarnos a nosotros solitos. Dennos esa oportunidad de hacer por una vez, algo nosotros solos con nuestro país, a ver qué tal nos sale. Todavía no hemos tenido esa suerte. Siempre alguien se cree con derecho a venir a decir qué es lo que tenemos que hacer los cubanos con Cuba, y eso duele, porque te pones a analizar y dices:
¿Por qué no bloquearon al Chile de Pinochet? ¿Por qué no bloquearon a la España de Franco? ¿Por qué no bloquearon a todos esos países en tiempos de sus dictaduras militares? ¿Qué ha hecho Fidel para este trato tan especial?
A la Alemania de Hitler, le impusieron como 20 años de restricciones. ¿Qué hemos hecho los cubanos, qué ha hecho Fidel para merecer el doble de castigo que Hitler?
Que me lo diga el que lo sepa. Un abrazo:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Andoni.
Querido amigo:
Tú conoces más a Cuba que yo, jejeje. Pillín, que te pasas la vida allí. A ver si me cuentas y me pones al día, jejeje. Un abrazo.
Tadeo