jueves, 23 de octubre de 2008

CHUCHERÍAS


CHUCHERÍAS

Dice mi esposa que gasto demasiado dinero en chucherías. Que a mi edad debería como mucho, estar comiendo pepinillos en vinagre, aceitunas o cebolletas. Sin embargo, yo sigo anclado en los lacasitos, bombones, conguitos, caramelos, peladillas, aspitos, chaskis, gominolas, y claro, también helados. Dice que soy como mi hija, que parecemos de la misma edad.

Es cierto, a mis años debería estar pensando más en comer otras cosas. Pero qué le voy a hacer. Si la infancia es comer todas estas chucherías, se podría decir que yo no tuve infancia. En mi Cuba natal no tenía acceso a la mayoría de estas golosinas, en su mayoría, dañinas para la salud, pero buenas para alegrarle la vida a un niño.

Nunca olvidaré que en mi primer viaje a España, mi mujer, sus amigos y yo, entramos a una tienda de golosinas. Dijeron que comprarían algo para picar. Todos se dirigieron a la zona de frutos secos y encurtidos. Yo no entendía nada. ¿Qué hacían estos comprando todas aquellas pipas y semillas de Dios sabe qué? ¿Por qué no miraban siquiera aquellas chucherías que a mis ojos parecían interesantes y dignas de ser probadas? Poco tiempo después lo comprendí. Ellos habían estado comiendo desde niños todas aquellas cosas que yo descubría ahora por vez primera.

Yo miraba y miraba y no era capaz de decantarme por algo en particular.
-Coge lo que quieras, me decían ellos.
Al final decidí comprarme un tubo de leche condensada.

TADEO

13 comentarios:

naná dijo...

Me alegro que comas esas tan ricas golosinas, eso sì, cuida tus muelas, que las de los niños son de leche, pero las nuestras...
Mi pasiòn es el helado de crema bañado en chocolate, si es un cucurucho bien grande, mejor.
Besitos dulces.
nanà

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Naná:
Cierto, hay que cuidar los dientes, porque de lo contrario, el dentista dará cuenta de nosotros, pero ya ves que algo de niño hay en mí, y he aprovechado a comer lo que antes en mi infancia no pude. Besitos:
Tadeo

Anónimo dijo...

te entiendo clarito, clarito, con cierta tristeza ademas, te cuento que cuando yo voy a las tiendas me acuerdo de los juguetes basicos, no basicos y dirigidos, de los que siempre cogia dos porque nunca alcanzaba de los primeros, y me dan deseos de tenerlos todos. menos mal que Ana ahora carga con los juguetes que queria tener yo.
besitos
Dy

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Dayani:
Me alegra mucho verte por aquí. Ya suponía yo que no he sido el único en tener estos traumas. Besitos:
Tadeo

Anónimo dijo...

A PROPOSITO DE JUGETES Y CHUCHERIASTE NARRO UNA PEUENA ANECDOTA.
MI HIJA CRECIO EN LOS 80 Y 90. LA PRIMERA DECADA NO FUE TAN MALA, PERO A LOS 10 ANOS QUIEN LE EXPLICA A UNA INOCENTE LA PROFUNDIDAD DE "NO PUEDO COMPRARTELO"?
CUANDO LLEGUE A NUEVA YORK EN 2000 Y ME DEDIQUE A DESCUBRIR LA CIUDAD ME DI DE MANOS A BOCA CON UNA SUPERTIENDA DE JUGUETES. COMO TENGO UNA HIJA HEMBRA ME DIRIGI A LA SECCION DE MUNECAS. LO QUE VI ME HIZO BROTAR ABUNDANTES LAGRIMAS AL VALORAR TODOS LOS SUENOS Y FANTASIAS DE LOS QUE NO PUDE PROVEER A MI PEQUENA QUE A LA ZANON ERA UNA MUJER.
GRACIAS TADEO POR ESTA VINETA.
JF

JOSEFGONZ dijo...

TADEO:
A MI EL HELADO HAGUEN DAAZ ME HIKZO AUMENTAR 30 LIBRAS EN DOS ANOS!!!!!
Y LOS CHOCOLATES....NI SE DIGA.
SALUDOS
JOSE F.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola José Francisco:
Qué bueno tenerte por mi blog. Me alegra que esta viñeta te gustara. Un abrazo:
Tadeo

Adolfo Payés dijo...

Saludos fraternos... gracias por tu visita y regreso por aquí a dejarte mis pasos...

saludos un abrazo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Adolfo:
Un placer contar con tu presencia ne mi blog. Un abrazo:
Tadeo

PaCiTa dijo...

si, es raro que te llamen la atencion esas cosas, sobre todo a esta edad .... YO PREFIERO LOS FRUTOS SECOS.

tu dentista estara feliz de atenderte lleno de caries, mas dinero para el. jajaja

si te hacen feliz, pues no veo porque no seguir consumiendolas, excepto por salud, porcierto.

FELIZ CUMPLEE !!!

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Pacita:
Los dentistas tienen que vivir también, ¿no? Bueno, no es cuestión de abusar de las chucherías, pero todos los cubanos de mi generación pasan por lo mismo. Por algo será. Besitos.
Tadeo

Sensai dijo...

Que bueno que revivas tu segunda infancia y puedas hincharte a chuches y darte todos los caprichos que antes no pudiste.

Muy tierno, Tadeo.

Un abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Sensai:
Un placer tenerte por mi blog. Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Espero que no te pierdas. Besitos:
Tadeo