jueves, 5 de abril de 2007

EL MALECÓN DE LA HABANA




¿Cuántas veces me habré sentado a lo largo de mi vida en este muro del malecón de la Habana? No lo sé. Muchas, muchísimas veces. No soy habanero. Nací en Trinidad, en el centro de la isla, pero como estudié la carrera en la universidad de la Habana, viví en esta ciudad 5 largos años.
Luego, una vez graduado, mis pasos me llevaban a la Habana con frecuencia por muchos motivos. Creo que todos se resumen en uno: La Habana es una ciudad que engancha, que tiene magia, que una vez que la conoces, prefieres identificarla con la esencia de tu isla, más que con cualquier otro de sus pueblos, porque a fin de cuentas, es la capital y la gran ciudad de Cuba.

Creo que todos los cubanos nos sentimos orgullosos de contar en la isla con una ciudad como La Habana. Una ciudad llena de contrastes y como paralizada en el tiempo, donde el deterioro que sufre no acaba de eclipsar su belleza y su encanto.

Cada trozo de este inmenso malecón me trae a la mente muchísimos recuerdos. Este que se ve en la foto, por quedar relativamente cerca de la Rampa, es decir, de la calle L, una de las más importantes del barrio habanero del Vedado, era uno de los que más frecuentaba. Muchas veces me senté con amigos, con mi pareja, y también en soledad frente a las aguas del mar.

Mirar a lo lejos, es una manera de darle la espalda a la ciudad, que es como darle la espalda a tu vida, y hacerlo, a veces ayuda a renovar fuerzas y a regresar a tu vida con las pilas cargadas.

Alguna vez, ya con la nacionalidad española en el bolsillo, volví a sentarme en el malecón, y volví a mirar a lo lejos cómo se daban la mano cielo y olas, y como el sol se perdía rojizo en las aguas del Mar Caribe, y me preguntaba yo si me encontraba en una esquina del mundo, o si ese muro, ese sitio exacto podía ser perfectamente el centro del planeta, y aunque parezca de locos, terminaba respondiéndome que sí.

2 comentarios:

Cuba Journal dijo...

Muy buena su foto del Malecon Habanero.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Cuba journal:

La verdad es que la foto no es mía. La he tomado prestada en la red, sin ánimo de lucro, así que espero que a su dueño legítimo no le incomode.
En todo caso es un placer tenerte por mi blog. Un abrazo:
Tadeo.